Pastel de papa y vacío, por Fernando Trocca